miércoles, 28 de noviembre de 2012

De guardia.-



Aquejados por molestias estomacales y flatulencias varias, acudimos no ha mucho buscando remedio para nuestros males; mas poco provecho sacamos de nuestra indagación en pro de herboristería o curandero que los sanase, bien con cocimientos o  aromáticas tisanas, pero apreciamos suma escasez de este tipo de comercios hogaño, bien por falta de vocaciones o por haber sido diezmados por Santo Oficio.


Concurrimos, empero, recabando servicio de barbero, pues público y notorio resultaba en mis tiempos que eran duchos tales individuos en practicar sangrías y demás tratamientos de cirugía, recomponiendo huesos o sanando, mal que bien, llagas o magulladuras, mas no sin cierta sorpresa descubrimos que tal oficio de barbería cíñese ahora a mero corte de pelo y componer cabelleras y peinados a la moda, dado lo cual resolvimos abandonar tal recurso habida cuenta escasez de pelambre que padecemos.

Acercámonos, pues, ciertamente remisos, a botica, y aunque algo hipocondríacos y  afligidos, pues desconfiábamos de seguidores de Dioscórides o Vesalio, inquirimos cura para nuestros males bien fuera cocimiento,  tintura o jarabe, sin desdeñar gargarismos o emplastes y evitando, la duda ofende, lavativas.


Nos proveyó solícito boticario, previo pago de unos maravedís, de curiosa vasija ornada con multitud de colores, y en su interior especie de tableta con píldoras de agradable y sugestivo sabor que devoramos con presteza. Como por ensalmo, en cuestión de minutos, por no decir segundos, dichas grageas aliviaron nuestro mal trance, quedando maravillados por prontitud de remedio, sin que sepamos, una vez leída cedulilla impresa que contenía tal preparado qué ingrediente tenía en su haber, pues eran términos tan extraños como desconocidos para profanos como nos, por lo que resolvimos indagar mínimamente y agradecer infalible remedio para nuestros achaques.


lunes, 19 de noviembre de 2012

Atarazanas.-

Poco podría imaginar aquel monarca a quien llamaron Sabio, aunque era su gracia Alfonso de Castilla, Décimo de los de su nombre, que cuando en 1252 otorgó permiso para construir reales atarazanas, andando los siglos, sería aqueste sitio abandonado y carente de movimiento.
Precisada Real Marina castellana de bajeles y galeras, escogióse tal lugar para establecer astillero donde construirlos, amén de espacio donde reparar, carenar y armar tales navíos, máxime cuando pugnábase con enemigo infiel que asolaba costas procedente de norte africano.

Será ya en mis tiempos, rigiendo las Españas el Segundo Felipe, cuando decídase usarlas como almacén, pósito o alhóndiga, donde albergar cuatiosos bastimentos y provisiones destinadas a Indias, amontonándose maderas, cinabrio y azogues, aunque todo hay que decirlo, si allí acumulábanse riquezas, no es menos cierto que en el Arenal pícaros., mendigos y vagabundos plantaban su reales.


De sus diez y siete naves, restan pocas, unas por ser destruidas, otras por hallarse en Hospital del Venerable Mañara, si bien no pocas perduraron en uso como fábrica y maestranza de artillería, donde ejecutábanse bocas de fuego, obuses, morteros y todo tipo de ingenios destinados a bélica estrategia promovida por Carlos III allá por la décimo octava centuria.


Abandonada su forma militar, retirados capitanes y tropa de aquel lugar, adonde hubo quien acudió a solucionar asuntos relativos a servicio en milicias o a lograr licencia tras heroico servicio en filas, nuestros gerifaltes decidieron no ha mucho convertir aquel lugar en espacio para Artes y Letras, siendo idea bien atinada dado lo privilegiada de su colocación en la ciudad sin desdeñar beneficio notorio para consistoriales arcas.



Sin embargo, promotores de la idea (catalanes por más señas, que ya se sabe han propensión a atesorar maravedíes con avidez) determinaron “velis nolis” llevarse tal espacio cabe espantosa torre, de la que ya hicimos mención(http://alonsodeescalona.blogspot.com.es/2011/10/turris-horribilis.html), que crece a orillas del río (apellidada de Pelli, valga el estrambote) con lo cual quedamos compuestos y sin novia y sin perro que ladre a tamaño lugar, que por su historia, acontecer y méritos, bien merecería mejor destino que el actual, desierto de actividad y huérfano de utilidad.