lunes, 19 de agosto de 2019

Cuando pasen siete años...

Cuando pasen siete años, quien te volverá a Ti a ver...




Siete años de cuestas arriba, de malos tragos, de renquear casi sin posibilidad de hacer parada, de bocas secas, de carril polvoriento y oscuro.

Siete años de rostros desvaidos, de semblantes perdidos entre la bruma, de dientes apretados, de zancadas lentas, de dolor. Sinsabores. Decepciones. Tristezas.

Pero también siete años de sendas repletas de olor a campo, de buchitos de felicidad, de manos que se entrelazan, de luz en los gestos, de sabor a primavera encontrada.

Siete años de encuentros, de descubrimientos, de cambios, de muchos cambios, de cariños nuevos y antiguos. Satisfacciones. Alegrías. Ilusiones.

Tiempo antiguo, tiempo nuevo.

Siete años de vida, de tú vida y la mía. De nuestra vida.

Cuando pasen siete años...

miércoles, 7 de agosto de 2019

Algo tendrá cuando la bendicen...

En nuestro paseos por sanluqueñas tierras, topamos con aqueste cartel o pasquín, que llamó poderosamente nuestra atención, por lo atinado de sus letras, lo devoto de sus consejos y lo ejemplarizante de sus propiedades.

Poco más añadiremos, salvo que es pena no incluir a la manzanilla y sus efectos beneficiados, e influirán nuestros lectores que no nos referimos a infusión o brebaje similar...

lunes, 13 de agosto de 2018

La Plaza de Agosto.-

Como parece que Don Alonso de Escalona se nos ha marchado temporalmente de vacaciones estivales, o al menos eso nos indicó por misiva escrita, en esta ocasión cambiaremos de modo de transmisión, pues esta vez será nuestra voz la que cuente curiosa historia acerca de la Plaza de la Virgen de los Reyes.

Esperamos os plazca, fue emitida en el programa radiofónico "Estilo Sevilla" el 13 de agosto.



lunes, 30 de julio de 2018

Un ciento y cincuenta.-


Mucho ha acontecido desde aquel primer pliego allá por marzo de 2011; aletargados por tan gran tiempo somnolientos, pudimos comprobar como la Urbe que conocimos y amamos había mudado de tal forma su apariencia que nuestra congoja fue no poca.


De tal modo, y siguiendo sabios consejos, nos propusimos, para espantar temores, poner por escrito nuestras andanzas, quehaceres y desventuras, y por tanto, durante estos siete años, en ciento cuarenta y nueve pliegos, hemos narrado sucesos peregrinos, acontecimientos anuales, historias desconocidas, descripciones pormenorizadas, críticas despiadadas, narraciones imaginadas, periplos enjundiosos, viajes a tierras extrañas o simplemente aquello que en momento concreto llamó nuestra atención y merecedor fue de ser descrito.


En tanto tiempo mucho hemos cambiado en lo malo y bueno, han marchado a presencia del Creador  gentes amadas pero han llegado otras muy queridas, incluyendo amada esposa y tierno infante que literalmente ha puesto nuestras vidas del revés y que con sus ocurrencias, gracias y travesuras hace nuestras delicias y que supone gran don del Todopoderoso por el que agradecidos estaremos siempre.

 

 Por todos ellos, y por todos cuantos siguen, leen, disfrutan o denostan este humilde Blog va este 150° pliego, en la confianza de que seguiremos, no lo duden, por estos lares. Agradecidos siempre, que el Señor os lo pague con creces.

viernes, 22 de junio de 2018

Lances de amor.-

Hemos andado unos días ciertamente  mohínos, por acaeceres de la vida, de modo que aqueste pliego sirva para echar a caminar de nuevo, que cosa funesta sería no aplacar tristezas con andanzas. 

Créannos vuesas mercedes si afirmamos con certeza que cualquier tiempo pasado fue mejor en cuestiones de amoríos; era el cortejo de la dama paciente empeño que necesitaba de galanterías, dádivas, palabras exquisitas e inmejorable trato si uno deseaba alcanzar el favor de la anhelante dueña de su corazón.

Existían, es cierto, modos y maneras. Bebedizos y filtros, oraciones y conjuros, amuletos y supersticiones, estratagemas "non sanctas" para llevar a cabo tal logro, mas algunos cayeron en manos de alguaciles, o peor, del Santo Oficio por excederse en sus artimañas, con lo cual quedaron a dos velas, nunca mejor dicho. 

No dejaremos en el tintero, empero, aquellos otros que simplemente recurrían al socorro de la Mancebía y sus "doncellas", práctica poco cristiana, insana y nociva y que hasta podía traer fatal desenlace por contraer el "mal francés" o cualesquier otra afección de inescrutables consecuencias. 

Viene todo esto a colación de extraño pasquín hallado no lejos de la Puerta que llaman del Osario, en la que un galán reclama la atención de cierta damisela, mas parece ser que o bien ella muéstrase desdeñosa o bien porque el olvidadizo pretendiente adolece de experiencia, todo ha quedado, entendemos, en desolador encuentro por proporcionar de mal modo unos números que suponemos han de ser como secreta clave para que el amorío prospere.


No seremos quienes hagamos de trotaconventos o alcahuetes proporcionando tal número, mas convendrán con nosotros que no deja de ser curiosa forma de trabar contacto ajena a cortesías, gentilezas, pleitesías y reverencias... 

P.D. Si la dama en cuestión leyera aquestas líneas, mándenos recado y gustosamente daremos razón.