viernes, 21 de septiembre de 2012

Latines.-

“Quis locus sum quaris sum
hospitale modastem domusque doctrinae
humile collegium humilibus Christo Iesu
et dive genetrice Mariae dedicatum
qui humilia dilligunt”


Avispado lector de aquestos pliegos seguramente habrá quedado perplejo tras lectura antecedente, redactada en latines y poco descifrable en aquestas calendas que corren. Ocupados agora en saberes de ciencia y técnica, descuidado estudio de lenguas latinas y grecas, pocos habrán sido quienes hayan colegido y entendido significado de aquesta inscripción.



Descubrímosla no ha mucho en Puerta de Jerez, elevada a cierta altura, en muro perteneciente a capilla llamada de Maese Rodrigo, y que es resto escaso de antigua Universidad Literaria, sabia institución fundada por tal preclaro y carmonense individuo allá por 1506 merced a bula pontificia de Sus Santidad Julio II, derribando llamado Corral de Jerez en que habitaban no pocos hebreos.


Poco (por no decir nada) resta de aquel edificio culto en lógica, filosofía, teología, leyes y facultado para otorgar grados de bachiller, licenciado y doctor; incluso portada de entrada a compás hállase desmontada y vuelta a montar (cosa prodigiosa, vive Dios) en interior de convento de Santa Clara.

Ejecutada traducción pertinente, de resultas della ha de leerse tal texto con que resolvemos, pues, duda latente que venía reconcomiéndonos tiempo ha:

“¿Preguntas qué lugar es este?
Es un amistoso retiro y casa de instrucción,
un humilde colegio, humildemente dedicado a Jesucristo
 y a su Santísima Madre María, que aman las cosas humildes.”




viernes, 14 de septiembre de 2012

Y de comer...

Contábanlo viajeros retornados de Indias o de tierras aún más ignotas y todos quienes escuchaban relatos tales se deshacían en aspavientos y santiguábanse espantados, pues cosa temible era que en aquellos predios los lugareños nutrían sus estómagos con cuerpos de sus congéneres, sin saberse a ciencia cierto si era debido a supersticiosa e idolátrica costrumbre o a simple necesidad movida por estar famélicos.

Viene todo a cuento porque no ha mucho, y en calle de la Feria, encontrábamos aqueste letrero con mucha alharaca en que venía a alentarse consumir dicha carne, exhortando incluso su ingesta por ser benéfica para cardíaca salud, todo lo cual parécenos insana majadería y notoria necedad habiendo en aquesta ciudad notable provisión de carnes de todo tipo y más cuando incluso, nos dicen, estas agora consérvanse sin necesitar salmuera pues que enfríanse sobre manera en depósitos al uso hasta convertirse en casi nieve, por no hablar de chicharrones, recova y demás.

Otrosí sería que tal rótulo hablara de comer humana carne movido por ansias amorosas o deseos carnales, susceptibles siempre de hiperbólicas expresiones movidas por bendita ceguera hacia ser amado, en cuyo caso bien podríamos entender, y hasta asumir, significado de tan curiosa como sugerente publicación…

jueves, 6 de septiembre de 2012

Regreso al futuro.-


    Tras dilatado respiro estival, hemos resuelto retomar aquestos pliegos para solaz y regocijo de cuántos síguenlos.

     No queda sino relatar cómo quedan desiertas costas y sierras de forasteros, cómo artesanos, obreros y demás oficios regresan a sus tareas, no sin cierto abatimiento, cómo infantes y párvulos retornan, regocijados, a sus obligaciones escolares, cómo maestros y pedagogos afánanse en iniciar curso y cómo éste que pergeña aquestas letras, humilde escribano, dispónese animoso a labor prosista, no en balde para ello creamos aqueste sitio allá por calendas de marzo del pasado año.

      No permanecerán en olvido asuntos de Historia (sobre hitos, personajes y demás), ni memoriales sobre Fiestas y Tradiciones, ni textos sobre cotidiano acontecer en nuestra bienamada Ciudad, sin que queden en tintero oportunidades, maliciamos, para increpar a regidores por su desidia, para amonestar a gerifaltes por su molicie o para alabar (extraño suceso) cuánto se haga por bien de esta Hispalis nuestra tan necesitada de buenas nuevas como de avanzar en pos de su propio bien.


      Demos por comenzado, por ende, aqueste Curso y pongamos, pues, en él nuestro empeño más trabajado y mejor ilusión, arrinconando rutina y descartando inactividad, pues como dijo aquel: “En momentos de crisis, sólo imaginación cobra ventaja a conocimiento”.