miércoles, 15 de abril de 2020

Calles para recordar en confinamiento (III)

VÍRGENES.-

Mientras prosigue esta pertinaz pandemia que amenaza con diezmar a gentes de toda condición, aprovecharemos, empero, para proseguir con nuestros recorridos imaginados por vías de nuestra ciudad por las que ahora no podemos pasar pero que, bien por su insignificancia, bien por poco transcurridas, son desapercibidas por viandantes. 

Es éste el caso de la antigua calle del Corral de los Tromperos, en las inmediaciones de la parroquial de San Nicolás, y que hogaño llámase de Vírgenes en recuerdo del convento de concepcionistas que con el nombre de Santas Justas y Rufina permaneció en pie allá hasta bien entrado el siglo XIX, pues luego la piqueta desamortizadora hizo lo propio en aquel cenobio.

Era el de Tromperos llamado así, dicen, porque en él, en el siglo XIV se fabricaban trompas o trompetas, aunque a fuer de ser sinceros, debió ser corral harto ruidoso y poco favorecedor para el descanso si tan honrado gremio probaba y afinaba allí sus instrumentos. Con hasta cuatro patios, galería y hasta devoto retablo, podía asemejarse al no menos célebre Corral del Conde, siendo reseñable su famosa Cruz de Mayo o cómo por delante suya el Cristo de San Agustín llegó a pasar en varias ocasiones con motivos de sus traslados a la Catedral en tiempos de rogativas.  Fue definitivamente demolido en 1971 y sobre su solar se construyeron modernas edificaciones al modernos gusto, aunque eso sí, manteniendo vivos los mencionados patios.

Que no se nos quede en el tintero cómo al parecer hubo curtidores en el corral de los Tromperos y cómo ello, unido al quehacer de los dichos tromperos, debió hacer de aquel lugar sin duda un espacio muy agradable por los exquisitos olores producidos por las pieles mientras eran despellejadas y desprovistas de pelos y demás elementos, todo ello, como comprobarán los pacientes lectores, de agradable vista y no menos excelente ambiente.

Por último, no resta sino recordar el sucedido relatado por Álvarez Benavides, allá por 1868, cuando al final de la calle, ya casi en San Nicolás, dos compadres hubieron de vérselas con manada de bueyes desmandados y procedentes de las cercanas huertas de San Bernardo. Se cuenta que uno de los individuos, y que se presumía de experto en el arte de Cúchares, optó sin embargo por esconderse tras las espaldas del otro, quien se lo reprochó duramente una vez que los bovinos pasaron de largo sin dañarles: 

- ¡José! ¿No habias dicho en la taberna del Matadero que eras más torero que Pepe-Hillo?

A lo que el aludido, sin duda no falto de gracia, contestó vivazmente: 

- Pues mira, te voy a decir y que no se te "orvíe" la lección; me coloqué detrás de tí con el objeto de que el buey no te dejara caer y guardarte de paso las "espardas" por si acudía su compañero por el otro "lao". 






No hay comentarios: