lunes, 27 de abril de 2015

Con duende.-

Anonadados, impresionados, sorprendidos, estupefactos, pasmados, desconcertados, y todos los sinónimos habidos y por haber valdrían para expresar nuestro estado tras la espantosa visión que contemplamos la otra jornada.


Desconocemos de qué averno subterráneo ha podido brotar esta criatura que, que a plena luz del día mostraba su feroz y truculenta apariencia como Pedro por su casa sin que caballero o alguacil alguno osara prenderlo, temeroso quizá de sus, a buen seguro, tremendos poderes fruto de magia demoníaca. Quizá su monstruosa apariencia alejara a cualquier osado, y sólo con agua bendita, letanías y plegarias a Dios nuestro Señor hubiésemos podido conjurar tamaño peligro.


Intentamos dar aviso al Santo Oficio de la Inquisición, mas nos resultó tarea infructuosa toda vez que en el Castillo de San Jorge no nos daban razón ni de notarios, alcaldes, escribanos o simples porteros, de modo que una vez retornamos al lugar de los hechos la criatura en cuestión se había esfumado dejando un vaso vacío y una cuenta abonada al tabernero. Quede al menos la instantánea, realizada por gentil dama, como aviso para vecinos de aquesta ciudad, no sea se topen con tan tremendo engendro, caigan en sus sortilegios y sufran espantosos tormentos...




martes, 21 de abril de 2015

Pan y Vino.-


Sedientos por largo paseo, la otra noche, merodeando por collación de San Martín, junto a la Europa y la Alameda, nos sentimos ciertamente atraidos por ciertos letreros. 

(No, no piensen mal vuesas mercedes, que no buscábamos solaz con mancebas ni somos de frecuentar lupanares o lugares de mala nota.) 

Al cabo, decidimos entrar en cierta taberna que aunque se anunciaba con extrañas letras (similares a las que venían del lejano Catai) sobre sus muros pregonaba las excelencias de ciertos caldos procedentes de la preclara localidad de Sanlúcar de Barrameda, de manera que supusimos cuán espabilados andan nuestros ciudadanos orientales que hasta en eso saben cómo pescar comensales con vinos del sur de España. 


Sin embargo, grande fue nuestra sorpresa cuando, pese a lo esmerada de la decoración y lo obsequioso de los camareros, de nación nipona,al entregarnos carta de viandas, aún sin tomar asiento, comprobamos que en ella se nos ofrecían extraños manjares con nombres impronunciables que poco tenían que ver con chicharrones, albures, solomillos o potajes, antes bien, preguntado uno de los aludidos mozos, nos indicó que servían una especie de pescado en su sazón pero crudo, tal cual sacado del mar. Amablemente, declinamos la invitación, máxime cuando inquirimos por manzanilla y nos brindaron tisana o infusión de olor agradable, pero en nada similar al vino que ansiabamos degustar, y más en estas fechas ferianas. 



Ya lo dijo el poeta, Manuel de nombre, y apellidado Machado: 

La manzanilla es mi vino
porque es alegre, y es buena
y porque -amable sirena-
su canto encanta el camino.
Es un poema divino
que en la sal y el sol se baña...
La médula de una caña
más rica que la de azúcar...
El color que da Sanlúcar
a la bandera de España.

Quede pues dicha casa de comidas a la oriental para quienes gusten de tales exquisiteces, que nosotros preferiremos otros manteles y hacemos votos porque no se pierdan tan preciosos rótulos sanluqueños en su fachada, muestra de otro tiempo cuando aquel mismo local era llamado "Las Siete Puertas".



La manzanilla es mi vino
porque es alegre, y es buena
y porque -amable sirena-
su canto encanta el camino.

Es un poema divino
que en la sal y el sol se baña...
La médula de una caña
más rica que la de azúcar...

El color que da Sanlúcar
a la bandera de España.

Lea más: http://www.latino-poemas.net/modules/publisher2/article.php?storyid=1829 © Latino-Poemas

La manzanilla es mi vino
porque es alegre, y es buena
y porque -amable sirena-
su canto encanta el camino.

Es un poema divino
que en la sal y el sol se baña...
La médula de una caña
más rica que la de azúcar...

El color que da Sanlúcar
a la bandera de España.

Lea más: http://www.latino-poemas.net/modules/publisher2/article.php?storyid=1829 © Latino-Poemas
La manzanilla es mi vino
porque es alegre, y es buena
y porque -amable sirena-
su canto encanta el camino.

Es un poema divino
que en la sal y el sol se baña...
La médula de una caña
más rica que la de azúcar...

El color que da Sanlúcar
a la bandera de España.

Lea más: http://www.latino-poemas.net/modules/publisher2/article.php?storyid=1829 © Latino-Poemas


jueves, 16 de abril de 2015

Patinazos.-



Créanme vuesas mercedes si les digo que a ciencia cierta no comprendí el sentido de ciertos carteles colocados en señalados sitios tras fechas semanasanteras.

Por un momento temí que fuera advertencia contra posibles deslices ahora que han pasado estas jornadas y tras las han legión (no romana) los que han alzado su voz en pro de reformas, o incluso divulgado desafortunadas imágenes que poco o ningún bien hacen a nuestra Semana Santa.


A posteriori, supe de accidentados resbalones, caídas imprevistas e incluso percances de no menor gravedad para conductores de carruajes de dos ruedas, bien motorizados, bien a pedales, a los que deseamos pronta mejoría, quedando aclarada la naturaleza de tales letreros, que imaginamos permanecerán colocados en tanto en cuando no sea retirada la abundante cera nazarena, de modo que cuídense vuesas mercedes en el andar y hagan gala de su proverbial prudencia.




lunes, 6 de abril de 2015

Contraluces.-



Finalizaron días santos para aquesta ciudad y bien sabemos que con dicha conclusión muchos sentirán honda tristeza por lo fugaz del tiempo. Quedarán enseres por ordenar y Pasos por mudar. Quedarán sesudos debates por dirimir y arduas discusiones por zanjar. Quedarán túnicas por limpiar y capirotes que guardar. Quedará nostalgia por lo vivido y por lo no vivido. Quedará el recuerdo y el eco de una marcha mientras un palio se aleja, como se alejan estas intensas jornadas en la que cada cual ha hecho lo posible por disfrutarlas a su leal saber y entender.

Iniciemos, pues, cuenta atrás que en ello nos irá la vida, aguardando de nuevo la visión del primer nazarenos allá por marzo de 2016...